El orgulloso fracasado.

Fracaso

Fracaso

Proverbios 16:18  (TLA)

[18] El orgulloso y arrogante al fin de cuentas fracasa.

¿Le ha sucedido que su orgullo convierte sus mayores planes en un verdadero fracaso? Si alguien le recomienda que ejerza sus sueños y metas a corto o a largo plazo, estaría en lo correcto animarle a hacerlo, sin embargo, si el orgullo esta tomando ventaja en su vida es tiempo de resolver los detalles.

El orgullo tiene su epicentro en el yo como el centro de un todo. Por lo que podemos destacar que el orgullo, exalta y menosprecia a uno mismo y a los demás.

Aquí les muestro algunas ideas que usualmente se usan para exaltarse a uno mismo:

  • Posición familiar.
  • Exclusivamente servir en áreas para hacerse notar.
  • Sentir derecho de un trato preferencial en todo momento.

Lucas 11:43  (NTV)

[43] »¡Qué aflicción les espera, fariseos! Pues les encanta ocupar los asientos de honor en las sinagogas y recibir saludos respetuosos cuando caminan por las plazas.

¡Qué fuerte! Jesús sin duda sabía decir las cosas como eran, los fariseos eran los religiosos en esa época, pero Jesús conocía sus corazones, entendía perfectamente que el orgullo había quitado el crédito que le pertenecía a Dios, pues la posición que tenemos no es totalmente a nuestro propio mérito, debemos reconocer lo que Dios hace en nuestras vidas.

Aquí les muestro algunas ideas que usualmente se usan para menospreciarse a uno mismo:

  • Dificultad de aceptar ayuda o halagos.
  • Que el exceso de trabajo se apodere de nuestras vidas.
  • Señalando constantemente los defectos de su persona.

Mateo 6:16  (NTV)

[16] »Cuando ayunes, que no sea evidente, porque así hacen los hipócritas; pues tratan de tener una apariencia miserable y andan desarreglados para que la gente los admire por sus ayunos. Les digo la verdad, no recibirán otra recompensa más que ésa.

Aquí les muestro algunas ideas que usualmente se usan para menospreciar a los demás.:

  • No estar dispuesto a aprender.
  • Permanecer encerrados en malas costumbres de vida.
  • La famosa frase “Me tienen que aceptar como soy”
  • No admitir errores.

Oseas 7:10  (NTV)

Su arrogancia testifica en su contra, sin embargo, no se vuelven al Señor su Dios, ni siquiera tratan de encontrarlo.

Mateo 7:1-5 (NTV)

»No juzguen a los demás, y no serán juzgados.

2 Pues serán tratados de la misma forma en que traten a los demás. El criterio que usen para juzgar a otros es el criterio con el que se les juzgará a ustedes.

3 »¿Y por qué te preocupas por la astilla en el ojo de tu amigo, cuando tú tienes un tronco en el tuyo?

4 ¿Cómo puedes pensar en decirle a tu amigo: “Déjame ayudarte a sacar la astilla de tu ojo”, cuando tú no puedes ver más allá del tronco que está en tu propio ojo?

5 ¡Hipócrita! Primero quita el tronco de tu ojo; después verás lo suficientemente bien para ocuparte de la astilla en el ojo de tu amigo.

Usted sabe que el orgullo trae fracaso a su vida, pero estamos a tiempo de tomar la decisión de la dirección opuesta, ¡tome el reto! Póngalo en manos de Dios, y en oración.

Jorge

Anuncios

Di adiós al orgullo.

¿Realmente te conoces?

¿Realmente te conoces?

La humildad autentica ha sido a lo largo de la historia una cualidad muy atractiva e interesante a explorar para forjar nuestro carácter en nuestra vida, pero para quienes nos hace falta crecer en humildad he seleccionado de varios los siguientes versículos que encontramos en la Biblia:

Proverbios 11:2 (NTV)

[2] El orgullo lleva a la deshonra, pero con la humildad viene la sabiduría.

Filipenses 2:3-4 (NTV)

[3] No sean egoístas; no traten de impresionar a nadie. Sean humildes, es decir, considerando a los demás como mejores que ustedes.

[4] No se ocupen sólo de sus propios intereses, sino también procuren interesarse en los demás.

DEFINICIÓN

Humildad. Actitud derivada del conocimiento de las propias limitaciones y que lleva a obrar sin orgullo: La humildad permite reconocer los propios errores.

Con lo anterior ahora tenemos la resolución de lo qué es la humildad, y lo que nos exhorta la Biblia acerca de la falta de humildad. Antes bien, debemos reconocer que podemos evitar muchos conflictos y restaurar nuestras relaciones con los demás si tenemos en mente nuestras propias limitaciones. Entonces ¿cómo hace uno para convertirse en una persona humilde? ¿Será acaso sacrificar nuestros éxitos, soportar los abusos, venir de una condición de pobreza, ser mortificado, o autocrítico? Honestamente, ninguno de estos enfoques garantiza la humildad, es más, podrían producir enojo, venganza, orgullo y hasta depresión.

Para empezar a incursionar una vida con humildad debemos construir la perspectiva correcta, esto se obtiene cuando entras en el caminar de quién es Dios y de lo que somos en relación con él. También debemos tomar en cuenta no compararnos con otras personas, sino sólo con Cristo, esto ocasionaría un despertar de la realidad de nuestro pecado diario y comprenderíamos nuestras limitaciones. No obstante, la humildad también exige reconocer nuestros talentos y puntos fuertes para estar dispuestos a utilizarlos como lo haría Cristo.

En cuanto al servicio para los demás seguro te has encontrado personas que dicen: …esa no es mi área de talento. Aunque muy probablemente lo que realmente quisieron decir fue, “puedo conseguir más estimación haciendo algo que hago muy bien.”

Pensar que somos más admirables de lo que es en realidad es orgullo, y pensar que somos lo más miserable de lo que es en verdad, simplemente es una humildad falsa, que también es otra forma de orgullo porque sigue enfocada en uno mismo. Tenemos que entender que nuestro valor descansa en Dios, no en nosotros mismos. La humildad bien equilibrada trae una visión correcta de lo que eres, lo que NO eres, de quién es Dios y de que NO eres Dios. Cuando los ojos están puestos en ti y en lo grande que eres, el orgullo sobreabunda en tu vida, en cambio, cuando tus ojos permanecen en Dios, la humildad empieza a crecer en tu caminar.

Te reto a que con tus palabras le pidas a Dios un corazón humilde y a que examines tu caminar.

Jorge

Papá, algún día. [Parte I]

Día del Padre.

Día del Padre.

La labor de un padre ha de ser inmensa y me es difícil imaginarme el conjunto de las cosas que se tienen que resolver dentro y fuera del hogar, sin olvidar la parte de las relaciones y la comunicación que es indispensable dentro de la familia. Aunque completamente ciego de la gran responsabilidad que conlleva, la experiencia que viví con mi papá me da una idea del camino que se debe construir y el legado que se debe dejar a los hijos. Esto fue gracias a esos pequeños ejemplos que se fueron presentando en mi vida, donde siempre había una lección de vida que se debía de aprender. Escribiré algunas cosas importantes para que cuando llegue ese día lo tenga presente para con mis hijos.

#1 ¿Temor al fracaso? Enseña y guía a tomar una decisión, enfrentar los miedos y encontrar valor.

Cuando apenas estaba por salir de la preparatoria iba saboreando el gran deseo de “salir de casa”. La costumbre familiar era de estudiar la universidad fuera del hogar para aprender a madurar y volverse independiente, pero los frutos de mis calificaciones eran lo suficientemente bajos para una buena beca fuera de mi casa. En el momento que decidí la universidad, que confieso que fue ese mismo día que revisé la página de Internet. Por lo cual baje con él y le explique los costos de la universidad para la carrera más extraña que pude haber escogido. Finalmente, se me quedo viendo y me dijo: “Te apoyaré, solo necesito que luches por una beca del 40%”

En mi vida había obtenido una beca, solo por decir que salí de la secundaria con un promedio de 75 y de la preparatoria con apenas un 83, mis amigos más cercanos no paraban de reírse “¿Vas a estudiar?” me decían. “Nano… ¿qué? ¿Porque estudias algo que no existe?” Fue entonces que el miedo empezó a tocar de forma desesperada a la puerta de mi vida. En esa etapa estaban las frases de mi papá: “La única forma que podrías fallar es porque no lo estas intentando.” “Inténtalo!” siempre un paso atrás de mi recordándome y guiándome en el proceso de obtención de la beca hasta que por fin llamaron para otorgármela. Reconozco la paciencia y la confianza que tuvo mi padre en mí, logró que se construyera una convicción muy grande de que lo necesitaba intentar sin miedo al fracaso y que tenía la decisión de intentarlo. Tomar decisiones son un regalo de Dios que no hemos sabido apreciar y nos hacen madurar y ser responsable de nuestras acciones.

#2 MUESTRATE como alguien que sabe servir a los demás.

Recuerdo hace unos años cuando mi papá empezó un grupo de estudiantes de licenciatura en la universidad donde trabajaba; debo mencionarles que los estudiantes tenían un nivel económico muy bajo y así mismo la universidad estaba en un nivel académico deprimente. No obstante, con solo un empujón de motivación se lanzaron a lo “imposible” siendo estudiantes de “Tecnologías de información” donde algunos no tenían computadora terminaron entrando a un proyecto de programación ASP.NET por parte de Microsoft. Después de varias adversidades por falta de apoyo de algunos de los profesores de la universidad y del mismo director, entraron compitiendo frente al ITESM campus Guadalajara y Monterrey y otras universidades de alto nivel en el país. Sin embargo, déjenme decirles que ganaron la competencia. Ellos dieron la cara en ese momento, y mi papá siempre estaba atrás observando sus logros. Se invirtieron sus recursos, su tiempo y su amor a ellos; me recuerda a la historia anterior, ¿no es así? Es aquí donde se reflejan que nuestros actos deben hablar por si solos. No podemos ser padres que enseñan valores sino lo practicamos. Seamos lo que decimos, y que lo que digamos este sustentado con la Palabra de Dios. Más tarde, se fueron a Polonia y quedaron en los mejores 20 pero del mundo en esa área.

“Un líder es el que sabe el camino, va por el camino y muestra el camino” Maxwell

#3 Crea pensadores independientes y que sus acciones inspiren a otros.

¿Cuántos papás le ponen un alto a que sus hijos piensen? Estoy agradecido que en mi hogar no hubo un partido político, ni universidad y otras cosas “de la familia” que cerraran nuestro paradigma. Hoy en día nos encontramos con familias con ciertos estereotipos, y no porque su forma de pensar sea erróneo, sino incompleto. Póngase a pensar, realmente ¿le preocupa lo que la gente piensa de usted o sobre algo, antes de examinar lo que hace y asegurarse de lo que esta haciendo en usted? No trate de satisfacer a otros para entrar a un grupo, simplemente sea crítico pues este mundo necesita personas que inspiran a otros. Yo quiero esto para mis futuros hijos, que sus acciones inspiren a otros.

#4 Guíalos a desarrollarse profesionalmente.

Desarrollarse y prepararse en muchas áreas nos convierten en personas útiles para los demás. Este mundo necesita personas dispuestas a ser capacitadas y ayudar a los demás. El ambiente en donde vivimos esta generando mucha competencia, por lo que uno debe invertir tiempo en desarrollarse. Esto puede estar escrito de forma concreta, pero sin duda se volverá un legado muy importante para mis futuros hijos.

#5 Exaltar su originalidad. Todos somos importantes y tenemos un plan de Dios único.

Espero no ser de los papás perfeccionistas, pues solo Dios es perfecto y las debilidades son necesarias para que Cristo se perfeccione en nosotros. Sin embargo, tengo muchos recuerdos donde mi papa creía en mí y que todo era posible, pero hoy en día platico con algunos amigos donde una huracán devastador de negatividad esta arraigada a sus vidas, el “esta difícil la situación” no lo pueden quitar de su vocabulario. Las nuevas generaciones están sentenciadas a intentar cosas nuevas, pero con las ideas bien encaminadas serán los próximos líderes que tanto hemos anhelado. Debo recordar que es muy importante enfocarse en lo que pueden hacer, no en lo que no pueden. Somos especiales al tener un plan único de parte de Dios, trabajemos en eso.

Después intentaré recompilar otros 5 aspectos.  Espero el día donde me estén festejando también aquellas actividades del día del padre en la futura escuela de mis futuros hijos o en aquella Iglesia donde siempre se ora por la familia y se recibe Palabra de Dios. Es un reto que tarde o temprano voy a tomar.

Jorge

¿Dónde están los líderes?

Grafiti realizado en un tinaco de cemento.

Grafiti realizado en un tinaco de cemento.

Nuestra cultura necesita de forma urgente “líderes servidores valientes” dispuestos a ensuciarse las manos y trabajar; hombres y mujeres no con un mal carácter sino con un carácter fuerte y una visión clara que respalde a donde quieren llegar. Personas que infundan confianza e inspiren excelencia, que no se doblan ante las presiones de la vida, comprometidos bajo principios eternos. Hoy querido lector, necesitamos líderes.

Bajo la decadencia del núcleo de la sociedad que es la familia, ha estado una alerta roja invisible que se ha manifestado como aceptación de esta nueva forma de vida que esta destruyendo nuestra sociedad. ¿Quién pagará el precio? Cuando vino Jesús, Él tenía en mente restaurar lo que se había perdido y cumplir su Palabra. ¿Cuántos de nosotros nos entregaremos a esta idea que tuvo Cristo Jesús? Amando a Dios y a los demás, pero son muy pocos los que dejan el nido de la comodidad para ser capacitados para una tarea mayor.

Imagínate que eres el capitán de un ejército, y has estado en guerra los últimos meses. No es muy probable que mandes a tu peores hombres a la guerra, sin duda, estarías dispuesto a mandar lo mejor que tienes, lo más capacitado y experto en el área. Estos días nos enfrentamos a una guerra invisible que esta moldeando a la sociedad a tomar atajos que por el poco conocimiento dan una sensación de haber resuelto el problema de forma momentaria, pero creando una devastadora ola donde el arte de esperar y pensar con claridad ha desaparecido. Casi todo lo que tiene un valor duradero tiene un precio que tienes que pagar; para esta guerra, necesitamos entrenarnos de forma profesional sin olvidar la educación y valores que se han estado perdiendo con el paso de los años.

Hoy necesitamos de los “Moiséses” que guíen a los “Josuéses” para las tareas de guiar a esta nación. Si bien sabe la historia, recordará que Josué fue el sucesor  de Moisés, y mientras entregaba la tarea que Dios mismo le había encargado, Moisés estuvo a su lado enseñándole aquellos aspectos necesarios para liderar con esa enorme tarea.

¿Dónde están?

Jorge

Puebla ¡Hasta pronto!

Atardecer desde la UDLAP en Puebla. (No me pertenece esta foto.)

Atardecer desde la UDLAP en Puebla. (No me pertenece esta foto.)

Despedirse de varios de mis amigos no ha sido fácil, no hay manera que no pueda disfrutar estos días. Este tiempo se ha vuelto un regalo de Dios para mi; él poder pasar un par de horas con ellos; con unos deleitándonos con una buena comida, cine, tacos, y hasta jugando domino cubano… en todos los casos acompañados de una platica muy agradable y llena de mucha risa.

Proverbios 17:17 (RVR1960)En todo tiempo ama el amigo, y es como un hermano en tiempo de angustia”.

Por el versículo anterior me doy cuenta que estuve rodeado de muchos “hermanos”; (en mi tierra les decimos “primos” que para algunos de nosotros significa “más que hermano”) y aunque ya empecé a establecerme en Monterrey, gracias a Dios, están empezando las nuevas amistades. Los amigos que son como hermanos son un gran tesoro. Y me hago dos preguntas ¿Soy agradecido con mis amistades? ¿Cómo me perciben los demás?

Proverbios 18:24  (NTV) “Hay quienes parecen amigos pero se destruyen unos a otros; el amigo verdadero se mantiene más leal que un hermano”.

Hacen falta amigos confiables, pero déjenme compartirles que halle oro aquí en Puebla con aquellos que pudieron darme un buen consejo y ánimo; sin tener que exhibir mi vida con los demás, a estos, les tengo mucha estima y tienen un espacio en mi corazón.

El “¿Qué será?”  y “¿Por qué Monterrey?” son otra de las preguntas que me han realizado últimamente, y honestamente no he querido contestar la pregunta en su totalidad. He compartido algunas de las cosas que quiero hacer este tiempo. Mi confianza esta en Dios, y le he entregado porque siempre me ha respaldado. Ahora se ha cumplido mí tiempo en Puebla, y aunque no pueda sacar la idea de mi cabeza que no volveré a ver a varias personas, ha sido bueno decir ¡hasta pronto!

 Jorge

Antes de que cante el gallo.

Antes de que cante el gallo...

Antes de que cante el gallo…

¡Hola a todos! Para empezar me gustaría compartirles el siguiente versículo:

Salmos 46:10  (NTV) «¡Quédense quietos y sepan que yo soy Dios! Toda nación me honrará. Seré honrado en el mundo entero».

Este versículo ha comenzado a hablarme a mi vida, porque la paciencia ha sido mi más grande desafío. Siento que soy el protagonista de aquel grupo de personas que cree que esperar es desagradable, por lo que Dios me dice: ¡Espera! Disfruta las circunstancias que estás viviendo aunque estas tengan preocupación, miedo, frustración y ansiedad. ¡Yo soy la respuesta para librarte de cada una de ellas! Conóceme”. Eso creo estar haciendo.

Hoy me preguntaba – ¿donde quedo el Dios que proclamaba que era el “Todo en mi vida”? ¿Donde quedaron aquellas palabras que salieron alguna vez en mi sobre “Aquí estoy, Heme aquí” o “Yo te seguiré a donde quiera que vallas”. Si, yo confieso haberlas dicho este Domingo. ¿Tu? Y esta semana ha sido Dios guiándome a apaciguar mi espíritu intolerante “junto a aguas de reposo.” (Salmo 23)

Por otro lado, es muy fácil leer dos páginas de aflicción/tristeza o unos cuantos renglones que expresan mucho éxito o mucha emoción, pero muy probablemente no estamos entendiendo el panorama completo.

Observemos el siguiente pasaje:

Marcos 14:29-31  (NTV)

[29] Pedro le dijo:—Aunque todos te abandonen, yo jamás lo haré.

[30] Jesús respondió:—Te digo la verdad, Pedro: esta misma noche, antes de que cante el gallo dos veces, negarás tres veces que me conoces.

[31] —¡No! —exclamó Pedro enfáticamente—. Aunque tenga que morir contigo, ¡jamás te negaré!

Todavía recuerdo aquella noche en un concierto llamado “Passion” en el D.F. allí fue la primera vez que entregue TODO a Cristo, no entendía nada, ni sabía porque lo tenía que hacer, pero sabía que Dios me lo estaba pidiendo y en ese momento salieron esas palabras de mi boca acompañadas de un mar de lagrimas. Después comencé a vivir la experiencia de cuando recibes a Cristo por primera vez, que es comúnmente llamada “tu primer amor”. Pronto pude experimentar ese sentimiento alocado que expresaba el seguir a Cristo donde quiera que fuera, como Pedro.

Pero esta semana ha sido para mi como el siguiente pasaje:

Marcos 14:70-72  (NTV)

[70] Pero Pedro lo negó otra vez.Un poco más tarde, algunos de los otros que estaban allí confrontaron a Pedro y dijeron:—Seguro que tú eres uno de ellos, porque eres galileo.

[71] Pedro juró:—¡Que me caiga una maldición si les miento! ¡No conozco a ese hombre del que hablan!

[72] Inmediatamente, el gallo cantó por segunda vez.De repente, las palabras de Jesús pasaron rápidamente por la mente de Pedro: «Antes de que cante el gallo dos veces, negarás tres veces que me conoces»; y se echó a llorar.

¿Donde quedaron mis palabras? me preguntaba… ¡Dios ha sido bueno hasta el día de hoy! – me lo repetía constantemente, porque mis actitudes están negando a Dios. ¿Donde esta la confianza necesaria para poderme sostenerme en aquellas promesas? ¡Dios ayúdame!

Y es cuando viene este pasaje:

Juan 21:15  (NTV) Después del desayuno, Jesús le preguntó a Simón Pedro:

 —Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que estos?

—Sí, Señor —contestó Pedro—, tú sabes que te quiero.

—Entonces, alimenta a mis corderos —le dijo Jesús.

¿Estaré observando el panorama completo? , esta ha sido una de las preguntas que ha invadido mi mente los últimos días. ¿Por qué pienso esto?  Todo empieza cuando la confianza se esta perdiendo y la duda entra; en mi caso, por olvidar las promesas de Dios. empiezo a dudar por donde estoy caminando.

Examinando más el texto, Jesús utiliza la palabra “ágape”, que expresa un amor de un alto compromiso con el prójimo y que esta en sacrificio por el bien del otro. Por otra parte, Pedro respondió con otra palabra en referencia al amor ”fileo”  que solo expresa la relación que hay entre hermanos. Y viene a mi mente la siguiente pregunta ¿donde esta el Pedro que decía que estaba dispuesto a seguirle a donde quiera que fuera? La clase de compromiso que el le decía a Jesús demandaba amor “ágape”.  Con temor y temblor, le digo a Dios otra vez, Heme Aquí.. Úsame a mi.

Todos nosotros tenemos esa actitud de no querer entender la Palabra de Dios; recordemos que la Palabra de Dios habla a nuestra vida. Recuperemos lo que hemos perdido, ¡seamos fuertes y valientes! ¡Cerca de nuestro Dios! Los errores  y derrotas que han surgido estos últimos días son el principio para algunas de las lecciones más importantes para mi vida, pues debemos recordar que todo error tiene el gran potencial de enseñarnos algo y convertirse en una grandiosa experiencia.

Jorge